Elitistas de clínex

17/10/2012

Opinión

En un lugar de Valencia a pocos kilómetros de la capital del Turia de cuyo nombre del mundo árabe es Benituzem que significa “hijos de Tuzem” (antiguo topónimo de Túnez) vivía Vake procedente de La Mancha que a finales de la década de los 70 sus padres se instalaron en este pueblo de la huerta valenciana pegado a la urbe levantina.
Ya apuntaba maneras en el ámbito deportivo durante la era escolar recibiendo fuertes balonazos, a pesar del estado físico que se encontraba debido a la parálisis cerebral que le acompaña desde su nacimiento, cuando jugaba al futbol con sus compañeros y metía goles sin menearse de su silla de ruedas en algunas clases de Educación Física del colegio de este pueblo berebere.

Años más tarde gracias  a la educación recibida tanto por sus padres como por el profesorado de este centro escolar comenzó en el mundo deportivo. Toda la vida haciendo todo tipo de deportes hasta que encontró el deporte que le haría triunfar por todo el mundo junto al entrenador que hizo posibles estos triunfos además de ser el que le inicio en este desconocido deporte paralímpico específico para deportistas con movilidad muy reducida llamado Boccia. Tuvo la gran fortuna de vivir una experiencia inolvidable para cualquier deportista llena de alegrías y decepciones, competir en  unos juegos paralímpicos de verano. Estos se celebraron en la capital china en el año 2008.

Cada cuatro años se celebra el evento deportivo más importante del mundo, los Juegos Olímpicos de verano donde miden sus fuerzas el máximo número de deportistas del planeta con el único objetivo de conseguir la gloria del olimpo. Unos quince días después de ser apagada la llama olímpica, en las mismas instalaciones desde 1960 que por primera vez se celebrase en Roma, llegan los otros deportistas olímpicos llamados paralímpicos con el mismo objetivo que los primeros volviendo a encenderse el mismo pebetero dando comienzo los otros juegos, los paralímpicos. Estos deportistas tienen una discapacidad aparente respeto a los primeros lo que no les impide practicar deporte en las mismas condiciones.

En España estos dos acontecimientos que debería de ser uno, se viven con diferente repercusión mediática comparada con la de otros países como Gran Bretaña, China o Brasil entre otros en los que los deportistas están más integrados donde hacen su preparación junto a los olímpicos y están considerados deportistas de élite para la sociedad en la que viven durante toda su vida deportiva. Por el contrario,  los deportistas paralímpicos españoles sufren un boom  mediático durante tres meses cada cuatro años por diversos intereses.

La política surge repentinamente en este mundo de “la roja coja”, definición del presidente del Comité Paralímpico Español, para mostrar a la sociedad española el lado humano de los políticos y manifestando su falso apoyo a estos deportistas utilizados durante esos días para unos meses después olvidarlos. Como ejemplo tenemos la reciente recepción en la Moncloa de Rajoy al Equipo Paralímpico Español antes de partir a Londres, donde podemos observar la composición de los deportistas y los diferentes miembros del Gobierno y del Comité. La primera fila compuesta por los deportistas con  mayor discapacidad o más dependientes al lado del Presidente del gobierno y del Presidente del Comité Paralímpico Español, mientras que el mismo Presidente del gobierno lo primero que ha recortado ha sido la Ley de dependencia y la sanidad para afrontar la crisis, o el Presidente del Comité Paralímpico Español hace caso omiso a deportes practicados por los deportistas de la primera fila que en ese momento si que son importantes ya que las imágenes televisivas y las fotografías de los periódicos quedan de maravilla cara al público.

 A la vuelta de unos Juegos Paralímpicos continua la misma hipocresía, durante dos meses los deportistas bienvenidos a sus respectivas ciudades no dejan de ser homenajeados por ayuntamientos e instituciones que poco tiempo después les ignoran además que no les respaldan para seguir en su carrera deportiva durante los tres años y ocho meses siguientes que se aproxime otra edición de estos juegos. Pero es que la palmadita en la espalda y la foto de rigor del político con el pobrecito deportista con parálisis cerebral, lesionado medular o amputado de alguna de sus extremidades quedan muy bien de cara a la galería social.

Por otro lado, la sociedad ignorante de lo que sucede en el ámbito de este mundo deportivo, tras ver los resultados obtenidos en estos últimos Juegos Paralímpicos, tiene la mala costumbre de comparar estos resultados con los conseguidos quince días antes en los Juegos Olímpicos en vez de compararlos con la última edición de dichos juegos. Mala costumbre porque nadie sabe, excepto los que tienen alguna relación con el mundo paralímpico, que en unas Paralimpiadas hay más preseas en juego que en unas Olimpiadas con lo que la posibilidad de traérselas colgadas en los cuellos paralímpicos son muchas mas que las de los cuellos olímpicos. Este reconocimiento de la ignorante sociedad refuerza el trabajo realizado por el Comité Paralímpico Español que disfraza la decadencia deportiva de estos últimos doce años.

Para finalizar con esta lacra social  que tenemos en este país de pandereta se tendrá que luchar de dentro hacia fuera. Los que están metidos en este mundo del deporte paralímpico son los primeros que se tienen que movilizar con toda la normalidad adquirida que se merece y sin ningún interés individualista formando un gran equipo donde abarque el deportista mas afectado tanto física, sensorial como  psíquicamente  hasta el que solo le falte el dedo corazón de la mano izquierda o tanto un ciego total como un deficiente visual sin ninguna exclusión, siendo todos importante tanto en los deportes adaptados como en los dos específicos (Boccia y Goal Ball). Hay que ir todos a una como en Fuente Ovejuna para poder asemejarse a sus rivales chinos, británicos, brasileños, etc. Hay que demostrar los útiles que somos sin ser utilizados.

 

José Vaquerizo

 

 

 

 

 

VN:F [1.9.17_1161]
Votos: 4.7/5 (13 votos emitidos)
Elitistas de clínex, 4.7 out of 5 based on 13 ratings
,

Sobre José Vaquerizo

Un personaje de carne y hueso (con más hueso que carne) que afronta la existencia –en las condiciones que sea- como el milagro mismo: El milagro de estar vivo para poder contarlo. Deportista de élite paralímpico hasta el 2011. Actualmente estudiante de Periodismo.

Ver todos los artículos de José Vaquerizo

2 Respuestas a “Elitistas de clínex”

  1. Miquel Sanchis Dice:

    Estos diuen la huerta valenciana per horta sud o horta nord, i la ciutat levantina, d’aon? Va que! va que no! No caigues en els seus tópics! Una molt forta abraçada.

    VA:F [1.9.17_1161]
    Puntos: 0 (de 0 votos)
    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 17/10/2012

    Información Bitacoras.com…

    VA:F [1.9.17_1161]
    Puntos: 0 (de 0 votos)

Deja una contestación