Una vida sobre ruedas; barreras arquitectónicas y sociales

17/11/2012

Opinión

Hace ya cerca de tres décadas dio comienzo  la andadura escolar de Vake. Durante quince años un centro escolar de Benetuser integró a este alumno sobre ruedas con parálisis cerebral para hacer de Jose lo que ahora es Vake. Una década y media llena de obstáculos arquitectónicos como escaleras sin ascensores, aceras sin rampa en el trayecto del centro a su casa, etc, pero sin barreras sociales que enmascaraban las primeras debido a las personas que le rodeaba en esta etapa educativa del único alumno sobre cuatro ruedas que había en ese acogedor centro de estudios.

Este ciclo educativo a Vake le hizo más fuerte a la vez que le sirvió para conocer lo que la vida le iba a deparar en busca de una total integración al mundo laboral, deportivo, social, etc.

Este colegio es un centro privado concertado que depende de la Parroquia Nuestra Señora del Socorro de la localidad de Benetuser. Al igual que muchas catedrales, iglesias y demás monasterios pertenecientes a la Diócesis nacional, este centro educativo Diocesano tampoco tenía fácil accesibilidad para personas con movilidad reducida.
A pesar de todo Vake se formó como persona en este colegio que con sus magníficos profesionales dispuestos a vivir esta aventura supieron como subsanar con su habitual disponibilidad estas barreras arquitectónicas ayudándole a subir y a bajar todos los días esas escaleras que les separaban de las aulas del centro. Los días, los meses y los años pasaron fugaces, quizás por el buen ambiente que se respiraba tanto los diez años en el colegio donde estudiaron parvulitos y la antigua Educación Básica General (EGB) como en el Instituto estudiando el antiguo Bachillerato separados por unos quinientos metros más o menos.

Viñeta de LA MÁQUINA DE EFRÉN. Ed.SinsSentido.

Allá para el año 1991, Vake cambio de edificio para empezar lo que antes era el Bachillerato. En esta época de transición también evolucionó su silla de ruedas; de un dos caballos pasó a un formula uno. La nueva silla de ruedas era eléctrica, no de las que utilizan desde 1890 en Estados Unidos para aplicar la pena capital. Se trata de una silla de ruedas con un motor, un mando para dirigirla y dos baterías que se recargan a la luz como si de un móvil fuese. Esta especie de silla de ruedas que ha cambiado la vida de millones de personas con movilidad reducida fue inventada por un canadiense llamado George Johann  Klein, después de la Segunda Guerra Mundial para los veteranos de guerra heridos.
Al Vake también le cambio la vida ya que de tener que depender siempre de alguien para empujar su silla de ruedas pasó a desplazarse por él mismo. Viendo lo independiente que podía llegar a ser pidió una reunión con el mandamás del centro, el sacerdote del pueblo, con el fin de que por lo menos eliminasen los dos escalones que había en la puerta del edificio para poder entrar con su nueva silla.  La expresión coloquial derivada de un tópico literario por un pasaje de Don Quijote de la Mancha “con la iglesia hemos topado” apareció cuando por motivos de estética, el episcopal de Benetuser se negó a eliminar la barrera arquitectónica existente con una rampa de obra, y se le ocurrió hacerla de madera. La gran sorpresa vino años posteriores a la estancia del alumno sobre ruedas que acabo sus estudios en este Instituto, cuando un día pasó por aquella misma puerta que atravesó tantas veces ayudado por sus compañeros de clase y observó una rampa de obra, la misma que años atrás reclamó Vake en su época de estudiante con la satisfacción de ver como poco a poco va evolucionando el centro donde estudió para que futuros alumnos de su misma condición puedan acceder al Instituto por sus mismas “ruedas” sin tener que depender de nadie.

Tras estos maravillosos quince años Vake continuó superando barreras, tanto arquitectónicas como sociales, en diferentes ámbitos de la vida. En el ámbito laboral para una persona de las condiciones físicas parecidas a la de Vake se reduce tanto que ni las organizaciones y asociaciones nacionales que presumen de dar trabajo a este sector de la Discapacidad no ofrecen lo que ofertan y publicitan a pesar de las ayudas que recibirían por contratar a un discapacitado. En el deportivo, el trato de un deportista paralímpico con gran dependencia, como es el caso de los jugadores de Boccia (deporte específico paralímpico) reciben un trato diferente a los demás con decisiones como la de preparar los campeonatos internacionales en un CRE, especie de residencia para discapacitados, en vez de en un CAR (Centro de Alto Rendimiento) donde deportistas se preparan para rendir al máximo en sus competiciones. En el social, las mentes aun retrógradas de esta sociedad respeto a la discapacidad hacen ver a una persona como Vake incapacidades inexistentes por falta de información y educación que harían abrirles esas mentes que poseen tan cerradas, a la vez que desaparecerían muchos perjuicios, como por ejemplo no verían  tan extraño ver a un discapacitado en un prostíbulo, practicando puenting o simplemente con un puesto de trabajo.

Para concluir pongamos todos una solución a este problema que sólo tenemos en la mente del ser humano, que al tener esa capacidad de razonar que nos diferencia a otros seres vivos que componen el planeta Tierra, se puede eliminar todas las barreras existentes en esta sociedad de este país. Para ello las personas que no tienen ninguna discapacidad “aparente” tienen que pensar que en cualquier momento pueden que necesiten desplazarse en una silla de ruedas por lo que estas personas  deberían darse cuenta de las barreras que actualmente existen para ayudar a subsanarlas. Por otro lado los que poseen la discapacidad “visible” deben reivindicar nuestros derechos para conseguir una vida sin barreras y no quedarse callados bajo ningún concepto si no quieren seguir dependiendo de alguien o jugándose la vida al tener que ir esquivando coches por el medio de la carretera porque un gracioso a aparcado en una rampa, cuando la hay, o no poder hacer un curso de ingles porque la academia no esta accesible, etc.

José Vaquerizo

 

 

 

 

 

VN:F [1.9.17_1161]
Votos: 4.2/5 (6 votos emitidos)
Una vida sobre ruedas; barreras arquitectónicas y sociales, 4.2 out of 5 based on 6 ratings
,

Sobre José Vaquerizo

Un personaje de carne y hueso (con más hueso que carne) que afronta la existencia –en las condiciones que sea- como el milagro mismo: El milagro de estar vivo para poder contarlo. Deportista de élite paralímpico hasta el 2011. Actualmente estudiante de Periodismo.

Ver todos los artículos de José Vaquerizo

4 Respuestas a “Una vida sobre ruedas; barreras arquitectónicas y sociales”

  1. Ricardo Sanchez Dice:

    Hola me llamo Ricardo Sánchez, soy el portavoz de la comisión “Espacio Urbano Sostenible”, perteneciente al Foro de Participación Ciudadana, dentro de la Agenda21 Local de Benetússer.
    Estaría encantado de que Vake, formara parte de nuestra comisión. Para ello no se necesita ningún requisito, y el trabajo a desempeñar es tan solo de la obligación de reunirse con el resto de integrantes de la comisión, cuando se disponga o sea necesario, biene siendo de una vez cada par de meses, todo depende de las propuestas que estemos realizando.
    Estaré encantado de quedar una tarde con él, para invitarle a un café o un refresco, mientras charlamos y le informo del funcionamiento del Foro.
    Por supuesto sin compromiso ninguno.
    Un saludo, en espera de sus noticias, un abrazo.
    Ricardo Sánchez.

    VA:F [1.9.17_1161]
    Puntos: 0 (de 0 votos)
    Responder
    • José Dice:

      Hola Ricardo perdona por el retraso pero he estado muy liado con examenes. ¿Tienes Facebook? Podemos seguir en contacto por y quedar. Yo suelo ir al Bar Sin Salida que esta enfrente de la gasolinera de Benetússer.
      Un abrazo
      José Vaquerizo

      VA:F [1.9.17_1161]
      Puntos: 0 (de 0 votos)
      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 17/11/2012

    Información Bitacoras.com…

    VA:F [1.9.17_1161]
    Puntos: 0 (de 0 votos)
  2. Una vida sobre ruedas; barreras arquitectónicas y sociales - 17/11/2012

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Una vida sobre ruedas; barreras arquitectónicas y sociales http://www.benetusserhoy.com/una-vida-sobre-ruedas-barreras-arqu…  por RioSinRetorno hace […]

Deja una contestación